Te matcha en polvo Vegetalia | La Botiga Vegana

0.05 kg
€10,50

Té Matcha en Polvo Ecológico de Eco Salim es un potente antioxidante, el té Matcha contiene 137 veces más antioxidantes que el Té verde elaborado. Aumenta los niveles de energia y resistencia, contiene cafeína natural y un aminoácido (L-teanina) que ayuda a bajar el estrés y aumenta la concentración.

Ayuda a la pérdida de peso, acelera el metabolismo y contribuye a depurar el organismo.

Como preparar Té Matcha con Agua Caliente

  1. Pon a calentar agua, para ello te recomiendo el método tradicional de calentarla en un cazo, o idealmente en un hervidor eléctrico. Cuando llegue a 80ºC ya la tienes lista y lo ideal es que tengas un termómetro de cocina para ello pero si no, evita que el agua llegue a hervir.
  2. De cantidad solo vas a necesitar 150 ml pero te recomiendo hervir más porque el primer paso es, una vez que haya hervido, enjuagar el Chawan o bol varias veces con agua caliente para limpiarlo y calentarlo. Puedes echar un poco de agua, moverlo para que llegue a las paredes y tirarla, haz esto 2 o 3 veces.
  3. Ahora con la cuchara medidora o Chasaku recoge una o dos medidas de té matcha, según cómo prefieras la intensidad del sabor. Yo siempre le suelo echar una que para mí es suficiente.
  4. Ahora mide 150 ml de agua y échala en el Chawan. Ahora toca diluir el té con la ayuda del Chasen o escobilla. Si os digo la verdad, para mi este accesorio es fundamental ya que se consigue lo que promete: té matcha diluido perfectamente en el agua y rica espumita. Si no disponéis de él podéis utilizar otro tipo de cepillo de cocina o incluso una de esas batidoras pequeñitas espumadoras de leche para poder diluirlo, pero en nada que os aficionéis al té matcha el Chasen no os puede faltar.
  5. El Chasen lo batimos enérgicamente pegado al Chawan con un movimiento de W o M, nunca circular. Al final la sensación es ir de un lado a otro del bol haciendo diagonales y al cabo de unos 30 segundos (recuerda hacerlo enérgicamente!) ya tendremos nuestro té matcha diluido y con esa espumita color esmeralda tan particular y preciada.
  6. Ya tienes listo el té matcha, disfrútalo y sobre todo bébelo rápidamente porque lo cierto es que aunque lo agites bien el polvo de matcha se va depositando poco a poco en el fondo. Yo reconozco que más de una vez he tenido que volver a darle un poco de movimiento con el Chawan porque me lo he ido tomando poco a poco.
  7. Nada más terminar de utilizar el Chasen enjuágalo con agua caliente (nunca con jabón) y no lo guardes hasta que no se haya secado por completo. No es necesario agua hirviendo, simplemente con el agua caliente que salga por nuestro grifo es suficiente.
  8. Cuando termines tu té matcha también enjuaga solo con agua caliente el Chawan y espera a que se seque para guardarlo.

Cómo preparar té matcha frío:

  1. Sigue los consejos anteriores para preparar un té matcha caliente pero cambiando las cantidades.
  2. Utiliza el doble de cantidad de té matcha ya que lo prepararemos más grande que el caliente.
  3. Mézclalo con 20 ml de agua con ayuda del Chasen y cuando ya esté diluido y con espumita añade 175 ml de agua natural o fría y 3 cubitos de hielo grandes y agítalo todo junto.
  4. Para agitarlo yo lo que hago es mezclarlo tal y como se hace siempre en el Chawan o bol pero después vierto esto a una jarra típica de batido con su tapadera y agujero para la pajita. Entonces añado el resto del agua y los cubitos, tapo con un dedo la abertura de la pajita y agito bien.
  5. Cuando lo quiero muy frío dejo la jarra 10-15 minutos en el congelador, después agito bien y me lo voy bebiendo. Si veo que hay poso abajo, agito de nuevo un poco o la muevo de un lado a otro cogiéndola del asa.

Cómo preparar té matcha latte (con leche):

  1. Se prepara de igual forma que el té matcha caliente pero utilizando 75 ml de agua y 75 ml de leche (puedes utilizar alguna leche vegana como las de arroz, avena o similar). En este caso como lo queremos bien caliente la leche también habrá que calentarla casi hasta que hierva. Como toque final si espolvoreas un poco de té matcha por encima, por ejemplo haciéndolo pasar por un colador pequeño como solemos hacer con las decoraciones de azúcar glas, queda estupendo.
  2. Si quieres un té matcha latte frío tan solo tienes que prepararlo igual que el té matcha frío pero de esos 175 ml de agua que le añadíamos, convertirlos por ejemplo en mitad agua y mitad leche.
  3. Para un matcha latte frappé (granizado), utiliza algún hielo más y tritúralo todo en una batidora de vaso o robot de cocina hasta que quede con textura granizada. De forma opcional puedes servirlo con nata montada por encima aunque yo suelo prescindir de ello, y queda genial lo de espolvorear té matcha por encima.

 

¿Caliente o frío? ¿Con o sin leche? Si te gusta el té matcha te encantará tomarlo de cualquier forma según la época del año, yo por ejemplo no dejo de tomarlo en ningún momento porque caliente resulta de lo más reconfortante pero bien frío y con leche es una de mis bebidas favoritas en verano.

Disfruta de ese momento tranquilo con tu taza de té matcha recién hecho, está de… ¡escándalo!

 

Composición

Hojas de té matcha Eco (100 %).